Al fondo hay sitio

La serie de televisión peruana -Al fondo hay sitio- es transmitida por América Televisión de lunes a viernes a las 8 pm.  El elenco está integrado por destacados actores nacionales, tales como: Gustavo Bueno, Yvonne Frayssinet, Sergio Galliani, Mónica Sánchez, entre otros; así como también jóvenes actores que realizan circo, maroma y teatro, y algunos que recién se inician en la televisión. 

La historia de esta miniserie gira alrededor de dos familias de condición social y económica muy diferente, que viven en el mismo barrio. Los Maldini son los ricos “pitucos” de la historia, mientras que los González son los provincianos pobres que llegan a conquistar la capital gracias a un golpe del destino.  

La familia adinerada vive en una casa llena de lujos y comodidades, inclusive tienen un mayordomo, papel que desempeña Adolfo Chuiman.  Esta familia está conformada por la madre, Francesca,  que es una señora viuda, su hija Isabella, atrapada en un mundo de apariencias, el esposo –Miguel Ignacio-, que es un empresario de éxito, pero infiel a su esposa, y los nietos, Nicolás y Fernanda, que son ricos y engreídos. 

Por otro lado, y viviendo en la misma urbanización, pero en una casa a medio construir y con piso de cemento, está la familia González, compuesta por nueve miembros.  Sus costumbres provincianas incomodan a la familia adinerada que vive frente a ellos.  Destaca la hija Teresa, que sueña con ser modelo en la capital; Pepe, que es el hijo mayor y trabaja como conductor de microbús, Tito, quien es el cobrador; Charo, viuda y madre de tres hijos.  

Esta comedia televisiva narra los pleitos, odios y amores de ambas familias, de una manera exagerada.  Trata temas como la migración, la discriminación, la pobreza, el desempleo, la informalidad, infidelidad, etc.  De una u otra manera, los Maldini tratan de forma despectiva y arrogante a sus vecinos, los González.  Esta actitud conlleva a un racismo social, que es reflejo de la realidad en que vivimos.  

Lamentablemente, en nuestra sociedad existe el racismo, pero no por ello se debe mostrar este tipo de actitudes en una miniserie que es vista por niños –ya que se encuentra dentro del horario familiar- si a lo que apuntamos es a erradicar el racismo de nuestro país.  Estas actitudes infringen el CEUIC (Código de Ética Unificado de la Industria de la Comunicación) en el Título RESPETO A LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA, Inciso D: “No se utilizará representaciones o palabras que ridiculicen, denigren o que de alguna manera ofendan a la dignidad humana.” 

Esta miniserie, además de mostrar actitudes que aluden al racismo, emplea groserías y apodos burlones, por algún desperfecto facial o por gordura.  Aquí cabe recordar el CEUIC en su Capítulo de RESPONSABILIDAD SOCIAL, inciso D: “Se deben presentar valores positivos de las conductas humanas”, inciso E: “No se transmitirá material que promueva o muestre como valiosas conductas inmorales, groseras, obscenas, repulsivas, antisociales o delincuenciales” e inciso H: “Se evitará el uso de lenguaje vulgar o grosero”. 

Si queremos un país donde prime el respeto y la tolerancia entre las personas -y considerando la influencia que tiene la televisión en la vida de las personas-  productores de este tipo de programas deberían contribuir con este fin, escribiendo, de manera consciente, historias y guiones que no resulten ofensivos o insultantes hacia las personas.

Canal 4, Hora: 8 pm a 9 pm
(Días 24, 25 y 26 de junio)

Anuncios

12 Responses to “Al fondo hay sitio”


  1. 1 Rosa Moreno noviembre 14, 2011 en 1:01 pm

    Al Fondo Hay Sitio es un reflejo de la realidad peruana, os guste o no. Y dad gracias porque cosas muchísimo peores he visto yo en Lima que las que veo en la serie.
    Lima es así y el Perú, también. La serie tiene como objetivo entretener y no educar. Para ese ultimo fin ya están los padres y los profesores.

  2. 2 Dario noviembre 8, 2011 en 7:50 pm

    Aunque la critica es buena, me parece alfo desfocalizada porque no se ocupa de lo mas importante, el mensaje subliminal que incluso me atreveria a decir, no es hecho de forma consciente por los productores
    Me explico. Muchos personajes -casi todos- estan plenos de antivalores, sin embargo la “envoltura” que tienen es hasta agradable e incluso induciria subliminalmente a seguirlos, a imitarlos, algo que impacta fuertemente en el mundo infantil y adolescente. Tiene éxito en reflejar -claro que si- nuestra realidad a partir de un enfoque caricatura, pero se queda solo alli y comportamientos funestos no solo se muestran SIN consecuencias (o con “consecuencias” graciosas) sino hasta bonifican positivamente a los antivalores: ociosidad, interés desmedido por el dinero, discriminacion, perjuicio a quien actua correctamente, matrimonios por conveniencia, etc.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Bienvenido

¡Hola! Somos Valores Humanos una asociación sin fines de lucro cuya labor es rescatar y resaltar los valores y principios que hacen al hombre un ser excepcional.

¡Tú puedes hacer el cambio!

Informativos Anteriores

A %d blogueros les gusta esto: